La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

lunes, 11 de enero de 2016

Y un verano, volvieron

El refrán que afirma "el hombre es el único que animal que tropieza varias veces con la misma piedra" se puede aplicar perfectamente a los países si los viéramos como seres vivos conformados por hombres.
El caso de Argentina es bastante peculiar, en los últimos 40 años atravesó 3 etapas neoliberales:

Rodolfo Clutterback
1.  Dictadura militar 1976-83: 7 años y casi 9 meses donde desaparecieron 30000 personas, se perdió la penosa Guerra de Malvinas, se robaron unos 500 niños de estos desaparecidos, hubo censura a la prensa, detenciones ilegales, torturas, exilios forzados y además se multiplicó la deuda externa más de 5 veces, esto debido en gran parte a la estatización de la deuda pública, es decir, aquellas deudas que contrajeron los privados. Grandes corporaciones pertenecientes a multimillonarios argentinos como Loma Negra (de Amalia Lacroze de Fortabat), Compañía Naviera (de Gregorio Pérez Companc), Grupo Socma (de la familia Macri, la del actual presidente) o Alpargatas (del luego secuestrado Rodolfo Clutterback), algunos bancos como el Río, Francés, Deutsche Bank, Chase Manhattan Bank y Superville, y hasta multinacionales cuyas casas matrices debieron responder por las deudas de sus filiales argentinas, pero no, el pueblo argentino pagó las deudas de Techint, IBM, Mercedes Benz, Ford, Fiat y Pirelli sin recibir nada a cambio.
Este favor fue otorgado por Domingo Cavallo como Presidente del Banco Central (BCRA) mientras el pueblo estaba conmovido por el frustrante resultado de la Guerra de Malvinas, a mediados de 1982, bajo la tiranía de Reynaldo Bignone. Vale decir que Rodolfo Clutterback, beneficiado con este "regalo", era el segundo de Cavallo en el Banco Central...
Gran parte de las dictaduras neoliberales beneficiaron a oligarquías locales y extranjeras endeudando al pueblo sometido. Esto dio lugar al concepto acuñado por el político argentino Alejandro Olmos refiriéndose a la Deuda Odiosa que no debía ser pagada por el país dado que fue contraída por gobiernos no elegidos por el pueblo y eran una estafa a éste.

2. El gobierno de Carlos Menem 1989-1999: 10 años y 5 meses donde hubo 2 atentados (Embajada de Israel y Amia, algunos hablan de 4 agregando la misteriosa muerte del hijo del presidente y la voladura de la fábrica militar de Río Tercero), un inconcebible perdón a los crímenes de la dictadura con cese de los juicios correspondientes, se privatizaron las empresas públicas, libre apertura a importaciones con la consecuente destrucción de la industria local, crecimiento y consolidación de corporaciones beneficiadas por la dictadura, y un recurrente endeudamiento que sostenía este modelo. Los recurrentes visitantes del FMI eran quienes imponían condiciones de ajuste al gobierno para facilitar créditos. El ministro de Economía en la mitad de este período fue ni más ni menos que Domingo Cavallo. La prensa, en muchos casos perteneciente a estos sectores beneficiados, observaba más los pintorescos casos de corrupción política, omitiendo los enormes negociados del poder económico.

3. El breve Gobierno de Fernando De la Rúa 1999-2001: 2 años y 10 días donde se mantuvieron los lineamientos neoliberales del antecesor gobierno menemista. La crisis económica ya era evidente desde hacía tiempo, el país capaz de alimentar a 300 millones de personas contaba con un 25% de desocupados y un 53% de pobres, hubo dos operaciones financieras que con la excusa de aliviar la situación, terminaron endeudando mucho más al país, el Blindaje y el Megacanje. Estas operaciones funestas volvieron a estar a cargo de Domingo Cavallo (otra vez) y del Secretario de Política Económica Federico Sturzenegger. Para salvar a los bancos de una caída en cadena se retuvieron los ahorros de los clientes (medida que recientemente se aplicó en Grecia y tuvo otros antecedentes). El gobierno cayó de manera patética, con represión, muertos, huida del presidente y una crisis institucional profunda.

Federico Sturzenegger, presidente del BCRA
Después de 12 años de políticas más tendientes a un modelo keynesiano, que con errores promovió cierto desarrollo industrial, el mercado interno y propendió políticas de igualdad que se tradujeron en reconocimientos de derechos hacia sectores postergados de la sociedad, los argentinos decidieron retomar la senda del neoliberalismo al elegir a Mauricio Macri como su presidente.
De los últimos 40 años, Argentina estuvo sometida a gobiernos neoliberales en 20, sin contemplar la etapa post crisis institucional o de transición (2002-03) y el giro más marcado hacia la derecha de la última etapa del gobierno de Raúl Alfonsín (1983-89) quien también abandonó su cargo antes de tiempo.
La creencia de que no se pueden echar atrás los derechos conquistados por el pueblo, cuando las derechas han demostrado que en 1955, 1976 o 1990, por la fuerza de las armas o por un aparato de propaganda masivo, que se pueden retroceder en décadas los derechos laborales de los argentinos, ¿por qué creer que en esta nueva etapa neoliberal esto va a ser diferente?
Muchos se sorprenden de esta especie de CEOcracia en la cual importantes gerentes de grandes empresas componen el gabinete de Macri como si fuera una novedad, lo único novedoso aquí es que la derecha por primera vez accede al poder en Argentina casi sin camuflar su perfil a través del voto ciudadano, pero muchos empresarios y terratenientes han conformado gabinetes anteriores (como el mencionado caso de Clutterback) en general en gobiernos dictatoriales. Los gobiernos de Menem y De la Rúa si bien fueron neoliberales, no expresaron abiertamente sus líneas de gobierno durante la campaña, más bien hicieron promesas que nunca cumplieron para arribar al poder.

Hay quienes afirman que en Argentina se está haciendo un experimento, que se ha iniciado un nuevo Plan Cóndor "mediático", todo es muy reciente, y las consecuencias no las conocemos. Lo que no se puede negar es la capacidad que tiene la derecha para reinventarse en las formas, pero con el fin de imponer las mismas ideas de siempre.
De izq a der: El presidente Mauricio Macri, ex presidentes Duhalde y Menem y el líder del Grupo Macri (SOCMA) Franco Macri, padre de Mauricio.


Vale decir que el documental data de 2003 y sorprende que algunas de las figuras que por aquellos años 90 tuvieron un papel admirable denunciando políticas indignas, hoy son funcionales a ese mismo poder corrupto que tanto criticaban, incluso asumiendo insólitas actitudes rayanas con lo patético. Sin ir más lejos el mismo realizador de esta película, Fernando "Pino" Solanas, deambuló por varias agrupaciones políticas sin éxito y de discurso errático.
De todas formas optamos por quedarnos con este "Pino" Solanas, el de Memoria del Saqueo o el de La Hora de los Hornos, contestatario, dispuesto a denunciar las injusticias de las que fue víctima el pueblo argentino.

¿Serán los argentinos verdugos de sí mismos?¿Este es un mal exclusivo de los argentinos? Hay a través de la historia argentina un patrón que se repite, en el cual un sector no privilegiado del pueblo ya sea por egoísmo, ignorancia, falta de memoria o sometido a una feroz influencia termina escogiendo opciones que los terminan perjudicando.
Para abrir un año que se presenta con nubes oscuras para los argentinos, seamos optimistas y recordemos que siempre se puede volver... como decía Gardel.