La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

domingo, 6 de diciembre de 2015

La doctrina del Shock


Este documental basado en el libro de Naomi Klein analiza la forma en que se implementa la doctrina neoliberal planeada por el economista estadounidense Milton Friedman cuya base está en la Universidad de Chicago. Ésta universidad formó un gran número de renombrados economistas de todo el mundo que difundieron esta doctrina, a éstos discipulos se los dió en llamar los Chicago Boys.
Friedman estudió cómo su plan económico puede ser instalado en cualquier país siempre que se generen condiciones de crisis previa que hagan admisible su implementación.
claramente el modelo Neoliberal no es un sistema que cualquier trabajador o jubilado elegirían para prosperar, pero se sabe que si a la sociedad se la somete a crisis recurrentes, a procesos de negación/olvido del pasado, ésta es capaz de creer en que el neoliberalismo es la "única salida posible".
Milton Friedman
Las recetas de Friedman son harto conocidas:

  1. Reducción del gasto público: Esto implica despedir gran parte del personal que trabaja para el estado, acusado de ser burocrático, lento y por mantener empleados "ociosos". como los estados neoliberales no se hacen cargo de la suerte de los despedidos (confiando en que los asimile el mercado) se incrementa la desocupación y la calidad laboral en general decae. En un escenario de desocupación alta, los trabajadores activos son capaces de aceptar peores condiciones (más horas de trabajo, sueldos más bajos) por temor a perder el puesto.
  2. Reducción del estado: Se propone vender bienes públicos para que sean explotados por empresas privadas. El sueño de Friedman es que el estado sólo se encargue de administrar las fuerzas armadas, los tribunales y algunas carreteras inviables para el capital privado. 
  3. Completa liberalización del mercado: Eliminar aranceles que entorpezcan la libre circulación de bienes. Esto se propone como una medida anti inflacionaria porque implica abrir las importaciones, lo cual perjudica la industria local al permitir la entrada de productos más baratos. Esta medida también colabora con la desocupación, las empresas locales empiezan a cerrar al no poder competir con los bajos precios.
  4. Disminuir la "presión fiscal" sobre la producción: Esto debemos traducirlo en menos impuestos para los ricos. El mito se instala en la falsa teoría del derrame, según la cual, si los empresarios pagan menos impuestos, pueden invertir ese dinero extra en generar más fuentes de trabajo. Esto no ocurre nunca, lo lógico es que los ricos al disponer de más dinero, lo depositen en el extranjero o lo gasten en lujos. Los defensores del neoliberalismo tienen una mirada extremadamente sobredimensionada del altruismo empresario al que le atribuyen una bondad e interés por sus trabajadores que históricamente rara vez se vieron en empresas grandes y no tanto.
  5. El modelo de libre mercado es inseparable de la democracia: Esto es falso, más allá de algunos triunfos en elecciones en los 90, las dictaduras del Plan Cóndor, la autocracia de Alberto Fuyimori en Perú son pruebas cabales de que el neoliberalismo cunde cuando se recortan las libertades, si no se consigue "schockear" a la población de otra manera.

Los servicios de inteligencia de EEUU se vieron interesados en cómo ciertos experimentos de psiquiatría en los cuales se sometía a los pacientes a pruebas de electro-choques (shocks eléctricos) se lograba que éstos pacientes olvidaran parte de su pasado o incluso lo recrearan tomando como ciertos sucesos que nunca habían ocurrido. El plan era ver cómo llevaban esta práctica no a un individuo, sino a una comunidad: mediante la represión, el terror y el caos.
Para llevarse a cabo el modelo neoliberal, era necesario hacer experimentos previos, ¿qué mejor que empezar con apartados países del extremo sur de América?

Ronald Reagan y Margareth Thatcher
Algunos conejillos de India
En el marco del Plan Cóndor, las dictaduras de Pinochet (Chile) y Videla (Argentina) aplicaron el dogma de libre mercado por medio del terror. En el caso chileno sabemos que se generó el marco previo de crisis durante el gobierno de Salvador Allende para hacerle creer al pueblo de que la intervención militar era necesaria e inevitable para "salvar al país del marxismo-leninismo". Con la dictadura instalada era vital generar temor por el terrorismo, según la cual, cualquiera que se opusiera al modelo (sin importar que lo hiciera pacíficamente) era visto como un apátrida, terrorista que debía ser extirpado de la sociedad. Esto producía el efecto deseado: un pueblo temeroso capaz de aceptar cualquier medida de sus tiranos. En los estados afectados por el Plan Cóndor se llevaban a cabo operativos represivos a plena luz del día, lo que era intimidatorio para los testigos pasivos de la situación.
Luego de lograr el endeudamiento de Latinoamérica, llegó el turno de llevar el modelo neoliberal a Europa, donde existía un divulgador de la doctrina, el economista Frederik von Haiek. El primer paso se dió en Gran Brataña donde la encargada de llevar a cabo las medidas neoliberales fue Margaret Thatcher. La "Dama de Hierro" no la tuvo fácil en un principio, las medidas adoptadas generaron protestas y su popularidad cayó a niveles muy bajos, pero hubo un acontecimiento salvador: la Guerra de Malvinas, que le sirvió a Thatcher para salvar su imagen embanderándose en el patriotismo británico. El triunfo en la gesta le sirvió a Thatcher para privatizar los servicios públicos. Además el Reino Unido en este tiempo había ganado un poderoso aliado, en EEUU había asumido como presidente el ex actor Ronald Reagan, otro seguidor de las ideas de Friedman.
La caída de la URSS fue aprovechada por los neoliberales que desperdigaron la doctrina por todo aquello antes ubicado "del otro lado de la cortina de hierro", hasta en la misma Rusia que incrementó su número de pobres de manera alarmante. Lo que el libre mercado le dejó a Rusia fueron mafias encabezadas por oligarcas multimillonarios y 70 millones de pobres


Los mitos neoliberales también se fundan en temores
Las crisis producidas durante los 90 fueron recurrentes. En estas crisis nunca pierden las élites, sin embargo son el aviso a los pueblos para que ajusten el cinturón. Cada crisis sirve para fomentar preocupaciones, operan como profecías autocumplidas, porque es en estos períodos donde los empresarios tienen luz verde para abusarse de los trabajadores.
Sucesivas caídas de distintas bolsas de valores: Efecto Tequila, crisis asiática, brasileña, turca hasta el estallido social de Argentina en 2001 provocado por las medidas exigidas por el FMI.
Lo que vino fueron los "shocks" sobre los países ocupados por EEUU en el marco de la inviable guerra contra el terrorismo, derivada del 11-S, otro efecto de shock en el cual el horror generado por los sucesos de Nueva York sirvieron para que los ciudadanos estadounidenses resignen libertades en nombre de la seguridad. Así, un grupo de empresas de EEUU se encargaron de hacer ganancias en medio del caos iraquí mientras sustraían todo el petróleo que podían.

No son pocos los difusores del neoliberalismo que hablan de "modelos fracasados" en referencia al socialismo, sin embargo no se hacen cargo de las fallas del modelo de libre mercado cuyas crisis periódicas parecen inevitables. Hay que ver cuánto del fracaso de los modelos alternativos es atribuible a las conspiraciones internas que promueven las crisis para que una nueva etapa neoliberal aparezca como la solución.