La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

lunes, 28 de diciembre de 2015

Confesiones de un viejo pecador

Robert McNamara falleció el 6 de Julio de 2009, este hombre fue un funcionario muy importante de los EEUU en plena Guerra Fría. De participar de la 2ª Guerra Mundial (de donde hace una acalorada defensa de la agresiva política estadounidense contra Japón), a fugaz presidente de la automotriz Ford, de allí a secretario de Defensa de los EEUU durante la tensa década del 60 donde integró los gobiernos de Kennedy y Johnson y fue protagonista tanto de la crisis de los misiles en Cuba como de la Guerra de Vietnam. Ésta última quizá fue la piedra en su zapato, la que confinó a quien todos creían que era el "Golden Boy" de la política estadounidense a un segundo plano, dando paso a la figura de Henry Kissinger, pieza fundamental de la Casa Blanca durante gran parte de la segunda mitad del siglo XX.
McNamara en primera persona, a veces cínico, en otras obstinado o astuto como un zorro, ofreció esta entrevista en 2003 combinada con los hechos de los que fue testigo y protagonista. Ésta es la forma de pensar de un político norteamericano de primera línea que quizá nos de una idea del porqué de las actitudes de sus sucesores.