La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

jueves, 25 de diciembre de 2014

Ojos de cielo

Por estos días se habla bastante de la "soberanía satelital" de los países emergentes. La puesta en órbita y hasta la fabricación de satelites por parte de países latinoamericanos y asiáticos con escasa o directamente sin historia aeroespacial ya no es ninguna extravagancia.
Todos estos movimientos no son sólo para alimentar el orgullo de ejercer la soberanía en el espacio, sino de una necesaria independencia de los países dominantes (EEUU, Europa Occidental, Rusia, China y Japón) quienes lanzaron casi en exclusividad satélites desde los inicios de la carrera espacial poniendo a algunos a "disposición" del resto del mundo para el desarrollo de las telecomunicaciones.
Los medios satelitales y el uso del espacio radioeléctrico de telecomunicación no han quedado exentos al uso político y al espionaje.
Durante la Segunda guerra Mundial los aliados desarrollaron un sistema de interceptación de comunicaciones para anticiparse a los movimientos de los nazis. Luego de la guerra, EEUU y la URSS se posicionaron como las 2 posturas antagónicas protagonistas de la Guerra Fría. Este conflicto dio lugar a toda clase de conspiraciones plagadas de redes de espionaje y el espacio exterior no estuvo exento. Con la excusa de la Guerra Fría, este sistema no sólo no se descartó en tiempos de aparente paz armada, sino que se perfeccionó.


La red ECHELON
Esta red fue desarrollada por EEUU, Gran Bretaña, Australia, Canadá y Nueva Zelanda y se sabe que está activa desde hace más de 40 años captando comunicaciones entre particulares inclusive.
Las confesiones de Edward Snowden sobre el espionaje que llevó a cabo EEUU a países aliados volvieron a poner en el tapete el papel de la NSA (National Security Agency), arista principal de la NSA.
Desde los atentados del 11 de setiembre de 2001 las restricciones a inmiscuirse en comunicaciones privadas de ciudadanos estadounidenses por parte de su propio gobierno se eliminaron gracias a la Patriot Act (Ley Patriota, del 26 de Octubre de 2001). La excusa de evitar ataques terroristas fue esgrimida cada vez que se descubrió a los servicios secretos de alguno de los 5 estados socios de ECHELON espiando a ciudadanos comunes y hasta a gobiernos de países en muchos casos considerados "amigos".
EEUU se cree con total impunidad para no pedir disculpas a los países que espía, es política tomada seguir haciéndolo pero con discreción, haciendo lo posible por que esto no salga a la luz. Para ello la NSA ha mejorado sus computadoras que deben estar a la altura de los avances tecnológicos y algunos se animan a hablar de una supercomputadora instalada ya secretamente en una base militar de los EEUU a la que llaman "la Bestia" con el objetivo de perfeccionar más este sistema de espionaje.
Más allá de estos rumores sobre la presunta tecnología de punta al servicio de optimizar la red, la fibra óptica representa un gran escollo para la intromisión de los espías. Los cables que cruzan los fondos de los mares deben ser "pinchados" para poder acceder a la información que circula por ellos y ya hay submarinos que se encargan de estas tareas.
Las bases militares y colonias "de ultramar" que estos 5 países tienen diseminados por todo el globo también se utilizan para instalar antenas de la red ECHELON. Se sabe que en la colonia británica de Gibraltar (territorio reclamado por España), se recibe información de todos los barcos rusos que cruzan el estrecho. Gracias a la base de Diego García (Isla Chagos) en medio del Océano Índico se habrían escuchado muchas comunicaciones entre integrantes de la red Al Qaeda que llevarían a la captura (?) de Osama Bin Laden.

Espiando para los amigos
El espionaje empresarial tampoco es ajeno a la red ECHELON. El gobierno de EEUU, siempre dispuesto a "defender los derechos" de sus empresarios (que aportan a las campañas de cada presidente), entrega a las compañías estadounidenses información proveniente de interceptación de comunicaciones entre empresas competidoras extranjeras y gobiernos, lo que les permite mejorar ofertas gracias a conocer una información que se supone, no debían haber conocido, y así ganarle negocios a sus rivales. En este caso la excusa que se esgrime es la de proteger a empresas estadounidenses de acuerdos viciados de corrupción que podrían perjudicarlas. Como siempre, los que hacen acuerdos corruptos son los empresarios extranjeros, desde la óptica de Washington, donde se piensa que los empresarios yanquis siempre operan de buena fe.
Resta preguntarse cuánto sabrá esta gente de nosotros para declarar sin pelos en la lengua todos los detalles de la red intrusa aprobando su uso (no siempre óptimo) para proteger los intereses de algunos países, o mejor dicho, de los oligarcas que los gobiernan.

Algunas bases de la Red
Vale tener en cuenta que no hay información suficiente sobre muchas de estas bases cuyos propósitos son poco claros, si nos guiamos por las fuentes oficiales.


  1.  Yakima (Estados Unidos) 120ºO, 46ºN: Base del 544º Grupo de Inteligencia (Destacamento 4) de la Air Inteligence Agency (AIA) y del Naval Security Group (NAVSECGRU). Tiene 6 antenas de satélite orientadas hacia los satélites Intelsat del Pacífico y Atlántico.
  2. Sugar Grove (Estados Unidos) 80ºO, 39ºN También en esta base se encuentra el NAVSECGRU y el 544º Grupo de la AIA (Destacamento 3). Cuenta con 10 antenas de satélite de unos 18 metros.
  3. Buckley Field (Estados Unidos) 104ºO, 40ºN: 6 antenas de 20 metros.
  4. Medina Annex (Estados Unidos) 98ºO, 29ºN 
  5. Fort Gordon 81ºO, 31ºN 
  6. Fort Meade (Estados Unidos) 76ºO, 39ºN: Sede de la NSA por donde aún pasan gran número de las comunicaciones mundiales.
  7. Kunia (Hawai, Estados Unidos) 158ºO, 21ºN 
  8. Leitrim (Canadá) 75ºO, 45ºN: 4 antenas.
  9. Sabana Seca (Puerto Rico) 66ºO, 18ºN 
  10. Morwenstow (Inglaterra) 4º O, 51ºN : 21 antenas .
  11. Menwith Hill (Inglaterra) 2ºO, 53ºN : 30 antenas controladas en conjunto por Reino Unido y EEUU.
  12. Bad Aibling (Alemania) 12ºE, 47ºN : Está en una base norteamericana, tiene 14 antenas.
  13. Agios Nikolaos (Chipre) 32ºE, 35ºN : 14 antenas bajo dominio del Reino Unido.
  14. Geraldton (Australia) 114ºE, 28ºS : 4 antenas, recibió los trabajadores británicos de la ex base de Hong Kong.
  15. Pine Gap (Australia) 133ºE, 23ºS : 18 antenas, se cree que también las controla EEUU a través de la CIA.
  16. Shoal Bay (Australia) 134ºE, 13ºS : 10 antenas.
  17. Guam (Pacífico Sur) 144ºE, 13ºS : Controlada por EEUU, tiene 4 antenas de 15 mts.
  18. Waihopai (Nueva Zelanda) 173ºE, 41ºS .
  19. Hong Kong 22ºN, 114ºE  (Inactiva desde que China recuperó la soberanía del territorio).
  20. Misawa (Japón, controlada por EEUU) 141ºE, 40ºN :14 antenas.