La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

viernes, 2 de agosto de 2013

El infierno se hizo presente en Guatemala: La tiranía de Ríos Montt

Rios Montt hoy
Lo que refleja este documental representa bastante bien a lo que padecen los pueblos originarios de América Latina, los excluidos, y también muestra el desenfado y la crueldad con que dictadores títeres del imperio yanqui han dominado países con total cinismo.
La historia de los guatemaltecos es triste. La cultura maya tuvo un pasado glorioso hasta que llegaron los europeos y con ellos la pobreza, el sometimiento, el genocidio y la explotación.
Ni la independencia salvó a Guatemala de las penurias ya que este país quedó preso de la corporación estadounidense Union Fruit & Co. que se adueñó de las mejores tierras guatemaltecas, por lo tanto creció el número de desposeídos que ante cualquier intento de reclamo eran salvajemente reprimidos por el gobierno títere fijado por la Casa Blanca (y con el apoyo de la oligarquía local).
Rigoberta Menchú Tum
 ¿Las excusas? Las de siempre, proteger los intereses de los EEUU y evitar la intromisión "roja" en lo que siempre consideraron (y a dichos de John Kerry lo siguen haciendo) su patio trasero.
Parecía que la historia cambiaba con el gobierno de Jacobo Arbenz, pero el lobby de los EEUU y la conspiración golpista de la CIA lograron derrocar a un presidente democrático que trataba de devolverles algo a los más desposeídos, pero claro, para eso le tenía que sacar a la Union Fruit...
Luego de Arbenz se sucedieron varias dictaduras de derecha monitoreadas por los EEUU en Guatemala. Este documental trata sobre la que fue quizá la más sanguinaria, la del genocida Efraín Ríos Montt, un patético personaje que con el apoyo de EEUU masacró a cientos de mayas ixiles so excusa que éstos colaboraban con el comunismo.
Aún este payasezco criminal no ha sido juzgado como se merece porque todavía los resabios colonialistas, cipayos y oligárquicos residen en la justicia (aclaro, no solo en Guatemala...)

El documental está narrado por la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchu.