La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

domingo, 28 de julio de 2013

¿Cuál es el verdadero pensamiento de Francisco?





Jorge Bergoglio (Papa Francisco I)
La Iglesia Católica es uno de los centros de poder más importantes del mundo. Para representar a una comunidad religiosa, una más, es un agente político que estuvo detrás de genocidios, conspiraciones, persecuciones, tiranías y censuras a lo largo de su existencia.
El Papa es el monarca del Estado Vaticano y representante de los católicos, ha cobrado relevancia la elección reciente del argentino Jorge Bergoglio (que se hace llamar "Francisco") por ser el primer Papa no europeo y el primero que es un jesuita.

Esta elección no ha estado libre de sospecha. Primero fue muy misteriosa la renuncia de su antecesor Joseph Ratzinger (Benedicto XVI) luego de más de 6 siglos que un Papa no abdicaba. Ratzinger fue mano derecha del anterior, el rabioso anticomunista Karol Wojtila (Juan Pablo II) y fue durante ese papado que cayo el muro de Berlín y la URSS, a diferencia de Juan XXIII, Juan Pablo II tenía una línea dura contra el comunismo al que criticaba abiertamente. Se sospecha que la elección de un Papa polaco en 1978 (después del fugaz papado de Albino Luciani "Juan Pablo I" quien murió envenenado luego de 33 días de asumido) tenía mucho que ver con el escenario de la Guerra Fría.

Así también con Juan Pablo II y Benedicto XVI ganó terreno la línea más conservadora de la Iglesia y el Opus Dei creció como nunca dentro de las jerarquías eclesiásticas. Tampoco faltaron espionajes, casos de pedofilia encubiertos y desfalcos de la banca vaticana (Banco Ambrosiano) muy poco angelicales. Sin embargo esta organización machista y retrograda sigue condenando la homosexualidad (lo que hizo que Bergoglio fuera tenaz opositor al matrimonio entre personas del mismo sexo, ley que se votó en Argentina ya hace un tiempo), protegiendo a sacerdotes que colaboraron con diferentes dictaduras, manteniendo a las mujeres en un papel muy secundario dentro de la institución, defendiendo el celibato y teniendo gestos de derecha conservadora intolerante como críticas al Islam (le pasó a Benedicto) y oficiar misas en latín.

No obstante la Iglesia se adapta a los nuevos tiempos en el campo de la comunicación. Así como Juan Pablo II fue siempre bien tratado por los medios de comunicación ya que jamas lo criticaban y hasta le exageraban sus virtudes, la curia romana se dio cuenta que necesitaba un golpe de efecto un cambio de rostro en el trono de San Pedro luego del pobre paso de Benedicto que será recordado como un Papa de mala imagen ya que bajo su liderazgo crecieron los cultos evangelistas en Latinoamérica, mermando de manera preocupante el número de católicos en la región del mundo donde este credo es mayoritario. Estas corrientes evangelistas han incrementado sus filas entre los más pobres, a quienes la Iglesia Católica ha olvidado un poco en este tiempo y ahora pretende recuperar con espejitos de colores.

No son pocos tampoco los que abrieron los ojos y que desconfían de la institución Iglesia por más que muchos medios minimicen sus aberraciones dada la falta de respuestas de esta institución a los problemas populares y que han llegado incluso a dudar del mensaje religioso en si, no poca gente de países católicos de asume como "sin religión" o directamente "atea". La Iglesia ha estado más preocupada por temas políticos que por los que tienen sus fieles.

La llegada de Francisco I causó revuelo en Argentina, la derecha opositora vio su llegada como un triunfo puesto que un Papa argentino y sudamericano le pondría freno a los gobiernos "populistas" de la región asemejando su papel al de Wojtila contra el comunismo. Sin embargo del lado de enfrente también trataron de adueñarse de la figura de Francisco minimizando sus posturas conservadoras y su pensamiento de derecha cuando era Arzobispo de Buenos Aires.

Debo confesar que me parece hipócrita el excesivo culto por la imagen de este Papa que no ha hecho absolutamente nada hasta ahora, sólo una puesta en escena para refrescar la dañada imagen de la Iglesia apelando a zapatos gastados y a romper espontáneamente el protocolo. Dicha hipocresía me asombra también verla entre sectores de mi simpatía que no se caracterizan por ser católicos y que hasta llegaron a repudiar la denuncia de una organización de DDHH por el papel de Bergoglio durante la dictadura argentina 1976-83. Su actuación aún no ha quedado del todo clara. También se olvidan las posturas retrógradas del actual Papa ante decisiones interesantes del gobierno argentino de quien se mostraba crítico. Además muestran como un "logro del cual nos debemos sentir orgullosos" los argentinos el hecho de tener un Papa nuestro, ignora esta gente que para sentir tal orgullo primero la Iglesia debería estar del lado del pueblo y no de la oligarquía a la que siempre tuvo enquistada en sus altas esferas.

 Estemos atentos a lo que se teje bajo las doradas cúpulas vaticanas, que no nos engañen con discursillos simpáticos ni con zapatitos gastados. la Iglesia Católica ha perdurado siglos encumbrada en el verdadero poder, gran parte del mismo oculto a la manada de ovejas que son sus fieles y observando a aquella que se les descarríe.

¿Acaso crees que Bergoglio se va a animar a ir a fondo con las investigaciones al Banco Ambrosiano? ¿Atacara a los pedófilos y a los espías? ¿Le restará terreno a miembros del Opus Dei para que la Iglesia del Tercer Mundo tenga un papel de privilegio en la organización? Lo dudo, porque él sabe muy bien que con un té se soluciona todo...