La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

sábado, 5 de marzo de 2016

No te anotes en esta escuela

Nuevo escudo de la Escuela de las Américas
Se supone que el ejército de un país existe a fin de defender a su propia población de ataques extranjeros, sobre todo de potencias poderosas que intenten invadir a este país. Pero los EEUU en su rol de imperio contemporáneo simplificó el trabajo de invadir estados latinoamericanos a los que considera de hecho dentro de su órbita. Para ello Washington creó la Escuela de las Américas, un sitio de entrenamiento militar (más bien de adoctrinamiento en contrainsurgencia) orientado a militares latinoamericanos.
Las fuerzas armadas latinoamericanas, quienes deberían ver a EEUU como un potencial enemigo, envían a sus hombres a perfeccionarse a la Escuela de las Américas (School of Americas, SOA), dicho de otro modo, EEUU en lugar de combatir a estos ejércitos, los adoctrina, les inocula SU concepto de democracia bajo la excusa de ayudar a los ejércitos latinoamericanos en terrorismo, narcotráfico o en casos de conmoción interior en sus países.

¿Qué interés puede tener una potencia dominante en preparar militares de esta manera? Varios, en principio tercerizar la lucha contra grupos revolucionarios que pasa a estar a cargo de militares locales (vuelta al cipayaje) y presentarse en su rol de colaborador con los países del Patio Trasero, en lugar de ser visto como el imperio dominante, rol del que EEUU se enorgullece, pero que tampoco quiere asumirse abiertamente como tal.
Un país con una amplia historia militar como EEUU puede ser un buen lugar de aprendizaje para cualquier militar, el problema es que esta escuela está más orientada a formar cipayos, o sea personal armado que defiende intereses extranjeros, que a mejorar las tácticas de éstos militares para defender mejor a sus pueblos.
Manifestación en Chile contra el envío de soldados a la SOA
Este adoctrinamiento tiene conceptos peculiares sobre insurgencia o terrorismo, muchos obreros, religiosos, dirigentes sociales, militantes de izquierda e intelectuales que nunca tocaron un arma de fuego han sido considerados terroristas por su pensamiento, y son amplia mayoría entre los desaparecidos durante el Plan Cóndor. Tampoco la preparación para combatir el narcotráfico parece muy acorde, EEUU es el país con mayor número de consumidores de droga y parece haber hecho pobres avances en la lucha contra este flagelo dentro de sus fronteras para andar dando cátedra a los que vienen de afuera. La contrainsurgencia por lo general se orienta a intimidar a los pobres, es de este sector social de donde más probablemente puede surgir un cuestionamiento al sistema dominante. Paradójicamente, de ese sector social proviene un gran número de militares y policías que terminan vigilando barrios similares a aquellos donde transcurrieron sus infancias.
De esta forma, los militares y fuerzas de seguridad adoctrinados, que llegaron al poder en muchos casos (Hugo Banzer en Bolivia, Manuel Noriega en Panamá) se transformaron en garantes del respeto al modelo dominante que consiste en cuidar los privilegios de las oligarquías locales y de las multinacionales extranjeras en esos países. En la SoA aprendieron técnicas para interrogar prisioneros (torturas) y de inteligencia para infiltrarse en grupos opositores.
Padre Roy Bourgeois
La Escuela de las Américas primero funcionó en Panamá, gracias a las protestas populares este infame organismo se mudó a Fort Benning, estado de Georgia, EEUU. Allí también hubo masivas protestas lideradas por el sacerdote católico Roy Bourgeois (foto) quien debió penar 4 años en la cárcel por el sólo hecho de protestar contra la SoA.
No recordamos en este medio que muchos de los que hoy se afligen por la detención del conspirador venezolano Leopoldo López hayan alzado la voz contra el presidio político del padre Roy. Quizá nos falla la memoria.
EEUU tiene decenas de estos presos políticos por los que nadie se rasga las vestiduras, sin embargo la gran mayoría de la gente se cree que sólo países como Venezuela, Corea del Norte o Rusia tienen presos políticos.
Si bien la escuela fue "cerrada", sigue funcionando con otro nombre y enseñando las mismas cosas. Muchos gobiernos latinoaméricanos de corte derechista siguen enviando sus uniformados a la nueva SOA dizque para que perfeccionen sus técnicas... en controlar las rebeliones que generan sus políticas.

Los que pedimos el cierre de la SoA (o de sus recicladas con otro nombre) podemos visitar la web:
http://www.soaw.org/en-america-latina/sobre-la-soawhinsec/388

Transcurridas las 4 décadas de la instauración del Plan Cóndor, y observando en estos tiempos un retorno opresivo de baja intensidad, recordamos uno de los sitios encargados de perpetuar la opresión de las élites sobre los pueblos adoctrinando a quienes deberían protegerlos. La escuela sigue dictando sus principios, el brazo armado de la represión ilegal es siempre el último recurso por si otras tácticas fallan.