La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

domingo, 26 de mayo de 2013

Propaganda de Guerra

Históricamente la humanidad ha vivido con guerras que se han sucedido permanentemente. Muchas veces se dice que las guerras sirven para reactivar la economía o para adelantos científicos y tecnológicos  La internet que uno usa, por ejemplo fue en finales de los 70 y principios de los 80 una red informática cerrada que utilizaban las agencias de seguridad y las FFAA de los EEUU y que luego, muchos años después, se dio a conocer al público en general.
Lo que poco se comenta son otros aspectos derivados de las guerras como la comunicación. En la antigüedad los países entraban en guerra sin pedir muchas opiniones a la ciudadanía. Hoy los discursos se modelan para justificar acciones violentas y que el pueblo las apoye. La tarea consiste en repetir las razones que "justifican" intervenciones armadas demonizando al enemigo y asumiendo el papel de garante de la democracia universal como pasa con los países de la OTAN. Esto debe contar con el apoyo de los medios de comunicación masivos que repiten el relato poco objetivo y extremadamente tendencioso.
Las técnicas de propaganda no sólo sirven para la guerra  la comunicación de ciertos discursos e informaciones, no siempre ciertas, por parte de los medios hegemónicos sirven para desestabilizar gobiernos. Este fenómeno se puede ver en países de América Latina de gobiernos progresistas, cuyos medios de comunicación opositores (aunque se autorreferencien como "independientes") alientan la división social de estos estados que históricamente siempre estuvo latente, poniendo en la mente de ciertos sectores fanatizados de la población con escaso razonamiento político falacias varias contra gestiones populares poco dispuestas a ceder a privilegios que estos medios creen tener. En estos casos, la propaganda difamatoria del "enemigo en el poder" cubre una amplia gama de acusaciones de falta de libertad de expresión, inseguridad jurídica, denuncias débiles por corrupción y hasta se tilda al gobierno peyorativamente de "régimen" o directamente de "tiranía".
Este buen documental venezolano nos muestra qué mano negra hay detrás de cada protesta de la derecha, nada es espontáneo, todo está perfectamente estudiado...