La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

viernes, 18 de octubre de 2013

Octubre negro: El ocaso del neoliberalismo boliviano

Luego de las cruentas dictaduras orquestadas por la CIA (Central Intelligence Agency) en América Latina entre las décadas del 70 y 80 se sucedieron períodos de imposición del modelo neoliberal, objetivo supremo de las dictaduras mencionadas que se encargaron de eliminar de la forma más cruel posible aquellos que se oponían a la imposición de este dañino sistema económico.
Quizá la desaparición de estos notables cuadros políticos, el temor aún existente en la población y el discurso único que quedó como residuo post dictatorial, fue el caldo de cultivo ideal para que este sistema económico fuera aceptado con fervor por las ciudadanías latinoamericanas (por más de una vez en muchos casos) con un aditivo especial, estos líderes neoliberales latinoamericanos no sólo eran totalmente genuflexos al poder de EEUU, sino que eran terriblemente patéticos. Figuras como Alberto Fuyimori (Perú), Carlos Saúl Menem (Argentina), Fernando Collor de Melo (Brasil), Abdalá Bucaram (Ecuador), Carlos Salinas de Gortari (México) o Carlos Andrés Pérez (Venezuela) no solo fueron emblemas de un sistema de avaricia en nuestra Patria Grande, sino que se caracterizaban por su desparpajo, por su falta de temor al ridículo y por los escándalos por corrupción en los que se vieron envueltos y que tan pocas cuentas por ellos rindieron ante la justicia de sus países.
Gonzalo Sánchez de Lozada (Fuente BBC)
Hoy nos vamos a referir en particular a otro de estos liderzuelos neoliberales que parecen sacados de una comedia negra: Gonzalo Sánchez de Lozada, alias "Goni", el último presidente neoliberal elegido por el pueblo boliviano.
Este impresentable sujeto nació en Bolivia, pero pasó la mayor parte de su vida en EEUU con lo cual le quedó un marcado acento yanqui (en casa no hablaban español, he AQUI su mensaje al pueblo boliviano), pero eso no sería lo más terrible, sino que cumplía todos los requisitos para ser un "virrey" de EEUU que gobernaba velando por los intereses de Washington un territorio que creía debía ser esquilmado como Bolivia.
Goni presidió Bolivia en 2 ocasiones, la última presidencia quedó inconclusa gracias a una pueblada que no toleró la decisión del presidente de vender a precio vil el gas boliviano a EEUU vía puertos de Chile (país con el que Bolivia tiene un litigio abierto por la salida al Océano Pacífico y que también estaba bajo un régimen neoliberal) parecían demasiadas provocaciones juntas.
En estos días se cumplen 10 años de aquella pueblada que significó no sólo el fin de un régimen infame sino el surgimiento de un líder al que también le costaba hablar español, pero no porque hablase mejor el Inglés, sino por hablar usualmente el Aymara: el por entonces dirigente sindical Evo Morales, el primer presidente de Bolivia que se parece a la mayoría de los bolivianos y lo que es mejor, obra en consecuencia*.
En el vídeo se pueden observar opiniones, recuerdos de aquella jornada que produjo la huida de Goni (como otros presidentes neoliberales que también huyeron) a EEUU, el país donde se crió y que le sirve de guarida al pedido de extradición de la justicia boliviana acusado por el crimen de genocidio, el octubre negro generó, gracias a la feroz represión policial, decenas de muertos. Goni sigue libre en EEUU sin dar explicaciones a la justicia.
A pesar de su aparente parsimonia, el pueblo boliviano ha sido de los más revolucionarios, está entre los que más veces salió a defenderse contra los atropellos.
Cuando veo el vídeo de Gonzalo Sánches de Lozada en campaña, recuerdo a muchos políticos que bajo la bandera del cambio, eficiencia, honestidad y prosperidad tratan de convencernos para arribar al poder y, en el gobierno, olvidarse de todo aquello que prometieron como hicieron los lacayos de EEUU mencionados en este artículo. Hoy son caras nuevas, están aggiornados, tienen asesores de campaña que les impiden cometer los errores del pasado, nos hablan de futuro, pero siguen allí, dispuestos a beneficiar al poder que nos oprime (y que desde este humilde espacio combatimos)... y de paso llevarse alguna comisión, claro.




*Parecerse a su pueblo no es garantía de patriotismo, basta recordar al Presidente del Perú entre 2001 y 2006 Alejandro Toledo, de raíces quichuas, pero de mentalidad neoliberal entreguista.