La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

domingo, 10 de septiembre de 2017

Cuando el individualismo fue de izquierda

En el tercer capítulo de El Siglo del Yo, de Adam Curtis, veremos como se pone en duda la lógica freudiana pro-capitalista.
Algunos psicoanalistas en EEUU desafiaron la lógica de Sigmund Freud, ahora promovida por su hija Anna, tendiente a reprimir al monstruo irracional interior que todos los seres humanos llevamos dentro. En la ciudad de Nueva York surgieron terapeutas que alentaban a sus pacientes a expresar sus más irracionales sensaciones.

El loco del orgón
Wilhelm Reich
Quien llegó más lejos fue un discípulo de Freud, Wilhelm Reich quien se opuso a su mentor diciendo que esta fuerza interior debía ser liberada, e incluso explicó que la sociedad empeora cuando estas emociones se reprimen, que era justamente lo que pregonaba la lógica freudiana.
Reich aludió a que la líbido, la energía sexual, era un motor para los seres humanos que no debía limitarse. Intentar reprimirla implicaría serios trastornos de personalidad. Estas afirmaciones fueron tomadas a mal por Anna Freud, mujer casta, promotora de una forma de vida "correcta" en la cual no había lugar para ningún tipo de liberación sexual. La misma Anna pidió que a Reich lo expulsaran de reuniones y sociedades de psicoanalistas que la tuvieran a ella como participante.
Reich fue difamado por los freudianos que ya gozaban de prestigio en EEUU, avalados por el poder económico, puesto que su lógica iba de la mano del capitalismo reinante. Se tomaron de algunas investigaciones bizarras de Reich donde hablaba del Orgón, una energía que existía en la atmósfera (idea no del todo disparatada, si pensamos en los estudios de Tesla o en el HAARP) y que en los animales se expresaba a través del sexo. El orgón servía, según Reich, para hacer llover, atraer ovnis y hasta curar el cáncer. Esto hizo que Reich fuera detenido y enjuiciado, se quemaron sus textos, se prohibió la publicación de sus estudios y murió preso.

El individualismo anti capitalista
A pesar de todo, las ideas de Reich fueron retomadas por muchos terapeutas en EEUU durante los años 60. El éxito de esta escuela no freudiana radicó en una veta política, un amplio sector de los jóvenes norteamericanos no se sentían identificados con la lógica capitalista, ni con las grandes empresas que sostenían al gobierno estadounidense y mucho menos con la Guerra de Vietnam.
Las protestas de jóvenes manifestantes anti capitalistas fueron salvajemente reprimidas por la polícía en ciudades como Chicago, así surgió la lógica entre éstos grupos de que hay que matar el policía que tenemos en nuestra cabeza (insertado por técnicas de manipulación desde la más temprana edad) promoviendo el cambio personal para cambiar a la sociedad. Esta lógica del "hombre nuevo" fue tomada por muchos movimientos de izquierda por esos años.
Derrotados en las calles, estos grupos acudieron a centros de terapia que aplicaban muchas de estas técnicas de Reich y promovían la individualidad.
Las empresas empezaron a notar que esta individualidad iba a contramano de sulógica de producción en masa y estudiaron la manera de captar a ese público seguidor de nuevas ideas. Hacia finales de los ´70 se consideraba que un 80% de la población de edad intermedia cultivaba este nuevo Estilo de Vida que el mercado trataba de comprender.

El nexo entre la autoayuda y el Neoliberalismo
Ayudadas por organismos gubernamentales, las grandes corporaciones se avocaron a estudiar a este nuevo individuo a través de una serie de encuestas. Los resultados clasificaron en 4 categorías estos nuevos sujetos sociales con sus respectivos deseos, preocupaciones y estilos de vida.
En esta etapa se da lugar a lo que hoy se conoce como Autoayuda, las técnicas de Reich, despojadas de cualquier intención de cambiar la sociedad desde el individuo, comienzan a regirse por una lógica que nos acompaña hasta nuestros días: la sociedad es un conjunto de individualidades. Cualquiera puede hacer un estudio de su yo interior sin que ningún cambio producido por esto haga mella en el sistema imperante como querían los yippies de los ´60.
Reagan y Thatcher jugando con un perro
La producción de bienes variados, la imposición de modas, fue la brillante respuesta del capitalismo a un proceso que proponía debilitar su base de poder.
Como colofón, se logró dirigir el discurso político hacia estos individualistas para que terminen eligiendo modelos conservadores (Margareth Thatcher en Reino Unido y Ronald Reagan en EEUU). Los asesores políticos tanto del Partido republicano (EEUU) como del conservadurismo británico adaptaron su discurso de campaña para las respectivas elecciones de 1979-80 hablando a los individualistas, aludían a que el gobierno era un estorbo para su desarrollo libre, dejaron el ustedes de lado para hablarte a ti. Eso es algo que siguen aplicando los partidos de derecha en nuestros días.

Lo que hace poderoso al sistema dominante no es su capacidad de adaptación, sino en transformar a su favor todo aquello que surgió para destruirle.