La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

domingo, 13 de agosto de 2017

Cómo se usó el psicoanálisis para dominar a la población

Recientemente hablamos de Edward Bernays, sobrino de Sigmund Freud, quien llevó a la práctica las técnicas de propaganda que conocemos en la actualidad desarrolladas gracias a las técnicas de psicoanálisis que estudió su famoso tío.
Bajo el mote de "Relaciones públicas", Bernays asesoró a grandes empresas estadounidenses produciendo un giro en la forma de hacer publicidad, la que dejó de mencionar los productos para que los potenciales consumidores sepan de su utilidad y lo compren cuando lo necesiten, sino que apuntaba a afectar los sentimientos más irracionales de la gente: "yo compro este producto porque me hace sentir mejor, no porque lo necesite".
La dominación de masas dio un paso más, en los estamentos gubernamentales de EEUU se preguntaron si podían llevar a cabo estas técnicas para tener controlada a la población, e incluso se realizaron experimentos para comprender el funcionamiento de la mente.
Es así como la CIA, emprendió varios experimentos con un plantel propio de psicoanalistas y psiquiatras que estudiaron el estado mental de personas que atravesaron situaciones traumáticas como ex combatientes de la Segunda Guerra Mundial y de la guerra de Corea. También hubo interés en técnicas muy invasivas como la de electro choques (explicada en la Doctrina del Shock) aplicadas a individuos con transtornos psicológicos a quienes se les borraba la personalidad con consecuencias lamentables.  También la prueba con drogas como el LSD o proyectos como el MK Ultra, se iniciaron en este período de exploración de la mente social desde el interior de los individuos. Como otras veces en la historia, la CIA argumentó desarrollar estos experimentos porque sino otros lo iban a hacer antes, excusa también planteada en el desarrollo de la bomba atómica. La sospecha de que los soviéticos estaban investigando técnicas de control mental fue el argumento elegido para justificar estos experimentos.
Anna y Sigmund Freud
En este período también destacan los procedimientos de otro miembro de la familia Freud: Anna, la última hija de Sigmund Freud y Anna Bernays. Psicoanalista como su padre y afín a su escuela de pensamiento, emprendió experimentos colectivos. Desarrolló las terapias grupales usando como conejillos de indias a una familia británica, la de Dorothy Burlingham (con quien Anna entablaría un vínculo hasta el final de sus días) y sus hijos.
Anna se dedicó a estudiar la represión de un primitivo interior salvaje que tenemos todos los seres humanos vinculado fundamentalmente al instinto sexual y a la violencia. Reprimir esta líbido nos permitiría vivir en sociedad y se debían conocer las causas que liberarían este monstruo que todos llevamos dentro, según la lógica freudiana.
Estas terapias colectivas fueron implementadas por un sinnúmero de psicoanalistas en EEUU durante los años 50, donde la escuela freudiana se desarrollaba con éxito a instancias de la promoción de la misma ejercida por Edward Bernays. Estas terapias de grupo son el espíritu de lo que hoy conocemos como los "focus group", tan empleados por las empresas para conocer las inquietudes, sentimientos y opiniones de los consumidores.
Este es el segundo capítulo del documental "El Siglo del Yo", de Adam Curtis.