La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

viernes, 31 de mayo de 2013

El gobierno de Nicolae Ceaușescu en Rumania

Nicolae Ceaușescu y su esposa Elena

Bien vale aclarar que el documental es de History Channel y que por esa razón bien podría tener un sesgo que desde esta pagina no compartimos, de todos modos, que esto sirva de detonante para que ustedes busquen información al repecto, jamás vamos a pedir que se queden únicamente con lo que nosotros les decimos como si fuéramos los dueños de la verdad.
En este caso vamos a referirnos a un líder político llamado Nicolae Ceaușescu quien gobernó Rumania durante más de 20 años. Por estos días muchos críticos de la derecha comparan a los gobiernos populares latinoamericanos con diversas tiranías, entre ellas la que encabezó Ceaușescu, la cual es uno de los ejemplos preferidos de la derecha porque les permite “demostrar” lo terrible que puede ser la izquierda en el poder, y de paso, justificar las aberraciones causadas por dictaduras de derecha a través de la historia (Franco, Mussolini, Oliveira Salazar, Somoza, Pinochet, Hitler, Videla, entre otros). Lo que esta gente no dice es que el socialismo se termina cuando aparece la corrupción, en cambio, el capitalismo no sólo sobrevive a la corrupción sino que crea mecanismos para fomentarla y protegerla.
A Ceaușescu le pasaron otras cosas, fue de aquellos líderes que se creyeron semidioses y se alejaron del pueblo que quisieron ayudar en un principio. El documental muestra otro aspecto del que se sabe bastante poco. Tal parece que existía tras la “cortina de hierro” una insospechada variedad de disidencias con el poder central de Moscú. Algunos países tenían líderes que optaban por vías alternativas a las soviéticas, Ceaușescu fue uno de ellos junto al mariscal Tito (Josip Broz) en Yugoslavia, Enver Hoxha en Albania y hasta el mismísimo Mao Tse Tung quien creó su propia corriente de izquierda en China. Vale aclarar que no todos los casos corrieron la misma suerte, basta recordar Checoslovaquia y Hungría. Sin embargo dentro del bloque socialista parece que se permitían ciertos disensos inimaginables en el mundo capitalista adonde todos los países debían alinearse con EEUU.
Reunión de Ceausescu con la Reina Elisabeth II de Inglaterra
Ceaușescu hizo algunas reformas que permitieron a Rumania, uno de los estados más pobres de Europa, soñar con un futuro mejor. Su rebeldía ante Moscú le permitió al líder recibir varias menciones honoríficas internacionales y hasta ser recibido con pompa en el Reino Unido por la reina Elizabeth II. Además fue visitado por Charles de Gaulle y Richard Nixon durante sus presidencias.
Sin embargo, esta clase de líderes no saben reconocer el momento en que deben dar un paso al costado. La década del 80 fue dramática económicamente para el bloque soviético, Rumania no quedó exenta. La escasez de alimentos se hizo presente en la población mientras Ceaușescu se construía el más fastuoso palacio concebible. Los rumanos ya no creían en el engaño mediático para que el dictador siguiera en el poder.
En la Navidad de 1989, Ceaușescu fue enjuiciado velozmente y ejecutado luego de una revuelta popular que lo derrocó. Si, la historia de los tiranos caídos en desgracia que se codearon con mandatarios de grandes potencias con quienes hicieron negocios y luego fueron sometidos a una farsa de juicio donde la condena estaba dictada de antemano no arranca en Gadafi o en Saddam Hussein, la cadena es larga y siempre busca prolongarse (el próximo eslabón la OTAN lo busca en Siria?). Otro detalle impactante es la “necesidad” de opositores/enemigos de mostrar al ex líder ejecutado y muerto a modo de prueba para el pueblo sometido, pero realmente es como si fuera un regodeo de la venganza. Pero a no preocuparse, los tiranos que son sometidos a este escarnio siempre son los del mismo bando, no es casual que asesinos infames como Pinochet, Massera, Videla o Reagan mueran de forma digna mientras que ciertos tiranos patéticos como los que ya mencioné son filmados hasta cuando pasan de una vida a la otra. También cuenta el odio de los victimarios.
Aprendamos de la historia, las comparaciones con esta clase de tiranías y los odios que algunos inoculan en la población no tienen nada de inocentes, más allá de que no avalamos las actitudes de Ceaușescu en muchísimos aspectos, son inaceptables la venganza y la pena de muerte.
Ahora, ¿los de “enfrente” piensan lo mismo?....