La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

viernes, 29 de mayo de 2015

Ahora se dieron cuenta que la FIFA es mala palabra

Joseph Blatter
Por estas horas el mundo del fútbol vive horas convulsionadas, una investigaciòn desarrollada en EEUU determinó lo que muchos sospechaban, que le Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) es un organismo plagado de corruptos que practican asiduamente el cohecho para obtener ganancias exorbitantes y favorecer a empresas amigas.
Reza un viejo refrán "más vale tarde que nunca", pero ¿ahora se dieron cuenta algunos poderosos que la FIFA es el imperio de los negociados sucios?. Parece que sí, justo ahora que Rusia y Qatar fueron beneficiados con la elección para organizar los próximos 2 mundiales de fútbol. Desde el vamos las sospechas de sobornos por parte de funcionarios de estos países para ser seleccionados salieron a la luz, más teniendo en cuenta que uno de los candidatos que perdió la chance de organizar la copa de 2018 fue nada menos que Inglaterra, potencia futbolística, país de una liga fuerte (la Premier League) y quien se jacta de haber inventado este deporte, lo cual no es del todo real, pero sí que en Inglaterra se establecieron las primeras reglas del fùtbol y fueron los ingleses los que lo difundieron por todo el mundo.

Sir Stanley Rous
Ahora es la UEFA (Unión Europea de Fútbol Asociado) de la mano de la ex gloria del fútbol francés Michel Platini, quien amenaza con abrirse de la FIFA si los actuales dirigentes sospechados de estas maniobras no dan un paso al costado incluido el actual presidente, candidato a ser reelecto el suizo Joseph Blatter.
A finales del siglo XX no prosperaban denuncias contra la FIFA, la organización cabeza del fútbol mundial estaba en sintonía con la comunidad internacional avalando todo lo que a ésta le convenía. Desde los años '90, en plena ola neoliberal, con la URSS en caída libre, los países potencia occidentales se sucedían en la organización de mundiales de fútbol: Italia 1990, EEUU 1994 (país de baja cultura futbolística), Francia 1998, Japón-Corea del Sur 2002 y Alemania 2006 mostraban al mundo sus mundiales y nadie indagaba cómo ni porqué estos países fueron elegidos.
La seguidilla se cortó en 2010 cuando por primera vez un país africano, Sudáfrica, organizó su propia copa del mundo. Allí aparecieron objeciones inusitadas como que los estadios no iban a estar a punto para la fecha de inicio de la copa, desmanejo de fondos o impericia en las obras. Ante estos trascendidos el anterior organizador, Alemania, se propuso para organizar otra vez el mundial si Sudáfrica no llegaba. Claro, a los alemanes les sobra la plata (o al menos eso era en aquel entonces) y tienen fama infundada de eficientes y honestos. Sudáfrica llegó con los estadios y organizó un muy buen mundial, tanto así que lo único que criticaron los poderosos del fútbol fue el ruido de las vuvuzelas (una especie de corneta que usan los hinchas sudafricanos en sus estadios) cuyo zumbido "perturbaba" a los que no estaban acostumbrados...
Estos mismos trascendidos surgieron ante la organización por parte de Brasil del mundial 2014. ¿Acaso molesta que estas potencias emergentes, regionales (y con aspiraciones a más) organicen semejante espectáculo a la altura de países aparentemente más poderosos y ricos?

Más atrás en el tiempo
La política y el dinero  estuvieron siempre vinculados a la FIFA, desde su fundación. La idea de que cada país tenga su asociación de fútbol y de organizar mundiales en cada uno de ellos fue alentada por el Banquero holandés Cornelius Wilheim Hirschmann, 2º Secretario General de la organización desde que se fundó (en 1904). Siempre se nos dijo que la idea de organizar mundiales fue del Presidente entre 1921 y 1954, el francés Jules Rimet, pasa que Hirschmann cayó en el olvido por haberse quedado con dinero de la FIFA para provecho propio. Ya empezamos escondiendo mugre bajo la alfombra.
Durante los años '30 la FIFA de Rimet dejó que Uruguay, primer organizador de la Copa del Mundo cargara con todos los gastos, costumbre que se mantuvo hasta hoy para pesar de los países organizadores. Luego la Italia fascista de Mussolini organizó su propia copa a modo de propaganda política (1934) y en 1938 la elegida fue Francia, la patria de Rimet, violándose el principio de cambiar de contienente cada 4 años al elegir la sede.
En aquellas épocas ya se veían negocios turbios, las sospechas de partidos arreglados (como Argentina 6- Perú 0 en el Mundial Argentina 1978 organizado en plena dictadura militar), arbitrajes polémicos (final Inglaterra-Alemania en 1966) y sorteos irregulares han permanecido con los años. Lo que surgió como novedoso fue el gran negocio de los patrocinadores y la televisión.

Los precursores en ver el negocio del fútbol fueron los hermanos Dassler, estos empresarios alemanes se dedicaban al comercio de la indumentaria deportiva. A pesar de haberse peleado, cada uno formó su propia empresa (Adidas y Puma) continuaron con su política de promocionarse en cada mundial y negociando con cada selección para que usen su indumentaria y así monopolizar el mercado de la ropa deportiva en esos países. Todo esto con el visto bueno de la FIFA que ya gobernaba el brasileño João Havelange, según algunos, un progresista para la época (lo que serían sus rivales).
Añadir leyenda
Con el tiempo estas empresas lograron contratar a grandes estrellas de fútbol para sus publicidades pagándoles millones, a diferencia de los semiesclavos del sudeste asiático que hacen la indumentaria por míseros centavos para estas empresas oligopólicas.
El negocio de muchos sponsors del mundial se ve incrementado en cada copa, con los años se han ido sumando marcas que no tienen tanto que ver con lo deportivo como Coca Cola, Mc Donald's, Sony, VISA o Budweiser.
Ni que hablar de los onerosos derechos de transmisión por los cuales cada cadena debe pagar a la FIFA para televisar los partidos, a sabiendas que la copa genera suculentas ganancias. El ex futbolista argentino Diego Armando Maradona (ferviente opositor a la jerarquía de la FIFA desde sus tiempos de jugador) denunció que el país más pobre de América, Haití, tuvo que pagar U$S 2 millones a la FIFA para que el Mundial 2014 se pueda ver en los televisores haitianos, poco tiempo después de sufrir un terremoto, epidemias y con una permanente miseria, el fútbol es una de las pocas distracciones que pueden hacer que ese pueblo ignore por un instante las penurias a las que está condenado. Haití no sólo tuvo que pagar su independencia, sino también a los gordos señores de la FIFA por tener acceso a un espectáculo que haga un poco feliz a su gente.

La UEFA o la aristocracia del fútbol mundial
Al poder del presidente Joseph Blatter se opone la UEFA liderada por Michel Platini. Esta federación nuclea a las ligas futbolísticas más ricas y poderosas de Europa: España, Italia, Inglaterra, Francia y Alemania entre otras, las cuales mueven millones en compra-venta de jugadores, marketing de indumentaria y marca y en derechos de transmisión y publicidad. Estas ligas son tan poderosas que pueden impedir que algunos de sus jugadores extranjeros jueguen para sus selecciones con el fin de cuidarlos para sus equipos.
El comercio de jugadores de fútbol promueve un sistema colonial, de países capitalistas compradores (las mencionadas ligas europeas) y países "productores" (Latinoamérica y África principalmente) cuyas ligas se ven vacías de grandes jugadores en la cumbre de sus carreras, hay jóvenes que antes de llegar a los 20 años dejan el club donde se iniciaron para jugar quizá en la segunda categoría de Portugal atraídos por los euros. Quizá retornen a su primer club, pero en el final de su carrera.
La crisis que viven algunos países europeos de ligas importantes parece no haber afectado aún al fútbol donde el derroche parece continuar, se pagan cifras obscenas por el pase de un jugador así como por los sueldos y primas de éstos.
Hermanos Dassler
El poder de las ligas europeas es tal que nacionalizan a contrarreloj un sinnúmero de extranjeros para que militen en las selecciones de sus países, es prácticamente imposible encontrar una selección europea (incluso de segunda línea en poder económico) que no cuente en su selección con jugadores extranjeros (por lo general de países menos desarrollados y con pocas chances de integrar su propia selección) nacionalizados de apuro.
Michel Platini, Presiente de la UEFA
Que la UEFA se oponga al impresentable de Blatter no los hace buenos. Los europeos pretenden hacer valer el peso de sus poderosas ligas y que se consideren sus privilegios.

El espanto que aparentemente muestran los altos dirigentes de la UEFA ante la corrupción dentro de la FIFA (en la que se apunta justamente a funcionarios sudamericanos, de la CONMEBOL en su mayoría) no se ha visto cuando Inglaterra realizó uno de los mundiales más turbios de la historia, ni cuando miembros de la FIFA inspeccionaban el Estadio Nacional de Santiago de Chile en plena dictadura pinochetista, ni cuando a metros de los principales partidos en el estadio Monumental de Buenos Aires se mantenía en cautiverio y bajo tortura a cientos de de personas en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). No, parece que el problema es que Rusia haya pagado por tener su mundial, que en Qatar el mundial (también "comprado") se juegue en fin de año y que los funcionarios sudamericanos corruptos (claro, no van a ser europeos...) hayan metido la mano en la lata.

En el fútbol dirigencial la pelea parece de malos contra malos, como dicen en el documental de TeleSur, este deporte despierta fanatismo porque esperamos que en la cancha, algún "dios sucio" haga que alguna vez ganen los buenos dentro de la cancha... siempre que no le encuentren efedrina....



La segunda parte en inglés por ahora aunque está hablada mayormente en castellano: