La verdad, aunque esté en minoría, sigue siendo la verdad...

La burguesía disfraza su propio interés particular, para que de tal forma, ese interés particular forme parte del interes general

jueves, 12 de marzo de 2015

El simpático violador de los secretos mejor guardados

Julian Assange, creador de Wikileaks
Hemos tratado varias veces en nuestra página el hecho de la desinformación, estamos pésimamente informados de la realidad a través de los medios hegemónicos, nos enteramos muy poco de lo que realmente ocurre. Esto da lugar a que una organización que se proponga obtener información confidencial, que moleste a los poderes fácticos, se transforme en un referente para aquellos que buscamos un mundo más justo.
Julian Assange es un periodista y programador australiano creador del sitio Wikileaks que lo llevó a la fama. El sitio alcanzó notoriedad por publicar información secreta (e incómoda) sobre distintos gobiernos. Esta información en general estaba enmarcada como "Secreto de Estado" y ponía en evidencia viles actitudes de sujetos que siempre nos son presentados como los buenos por los medios de comunicación tradicionales.
Entre las denuncias se pueden destacar los múltiples atropellos del ejército estadounidense en Irak y las aberrantes violaciones a los derechos humanos en la base de Guantánamo que le dieron una fama considerable a la página. Wikileaks tuvo que pactar con medios como The Guardian o Der Spiegel para que publiquen sus investigaciones ya que dichas denuncias en internet tenían escasa repercución. Con la fama de la página, se agigantaba la figura de su creador y cara visible Julian Assange, hombre preocupado por su imagen y bastante mediático, que formó Wikileaks como una organización de programadores, nerds variopintos y periodistas ávidos por molestar a los grandes poderes revelando sus secretos inconfesables.
Wikileaks contó con filiales de diferentes países como Alemania, Reino Unido o Islandia (en particular a éste último Assange lo veía como "la Suiza de la libre información") que procesaban la información proveniente de informantes secretos y hackers a quienes el gobierno de EEUU y aliados pretenden capturar. Entre los casos más resonantes de esta clase de "soplones" destaca el agente de inteligencia del ejército de EEUU, Bradley (Chelsea*) Manning, que fue acusado de la mayor filtración de documentos secretos y condenado a 35 años de prisión. Por suerte, pocos de estos informantes fueron descubiertos.
Estas denuncias no le iban a salir baratas a Assange, su organización tuvo que vagar por varios países hasta encontrar uno donde el derecho a la libre información esté asegurado, esa tierra prometida fue Suecia, pero ni allí Assange tuvo paz.
EEUU no le iba a perdonar a Assange la revelación de acciones en Irak tan aberrantes como las cometidas en la Guerra de Vietnam (y que provocaron una considerable impopularidad de esta guerra entre los estadounidenses), y como no hay mejor defensa que un buen ataque, Assange fue acusado de acoso sexual y violación por 2 suecas que habrían tenido algún contacto íntimo con el líder de Wikileaks.
El periodista siempre negó las acusaciones de éstas mujeres aludiendo a una operación de EEUU para poder meterlo preso (o ejecutarlo) por divulgar información, una garantía que EEUU dice respetar.... siempre que sea divulgar la información a que a la Casa Blanca le convenga.
Esto hizo que Assange pida asilo en la embajada ecuatoriana en Londres donde está encerrado desde junio de 2012. Ignoramos si la denuncia es falsa, pero tenemos razones para ponerla en duda. Los años de oro de Wikileaks no son estos, algunos otrora colaboradores de Assange formaron sus propias agencias, como por ejemplo el alemán Daniel Domcheit Berg, ex segundo de Assange quien formó OpenLeaks y recientemente destruyó 5Gb de información del Bank Of America, otros terminaron peleados con Assange quejándose de su supuesto autoritarismo. Quizá esto demuestra que aquellos poderes afectados por las denuncias de Wikileaks finalmente consiguieron su objetivo, sus miembros disgregados, algunos quizá corrompidos, otros difamados.
Democracia, ¿adónde estás?


*Manning se declaró como mujer transexual e inició un tratamiento para cambiar su sexo. Desde 2014 se le reconoció que pase a llamarse Chelsea Manning. Aún sigue presa.